domingo, 4 de agosto de 2013

Salís del polvo
negro de los lápices/de
éste y del otro/y
del otro/y del otro/y
del puño cerrado te
salís con aire y
aunque escriba con
con los pies
como los pintores mancos
de la plaza/ te salís y tengo
que morirte
antes de que el poema
se ilumine.