miércoles, 10 de julio de 2013

Estoy tentada de partir al medio el lápiz negro con las manos

Estoy tentada de partir al medio el lápiz negro con las manos. Ayer Alicia dijo que en  vez de cortar el pan con cuchillo, pruebe romperlo con las manos y haga las tostadas así. Me dormí pensando en eso. ¿Pasará lo mismo con la poesía? La poesía es un pan como cualquier otro. Es verdad lo que dice,  el gusto del pan cambia.  La felicidad del oficio deja en las manos un olor que no se parece a nada. ¿Cambiará en algo la escritura/lectura si en lugar de sacar punta prolijamente al lápiz, se lo parte al medio y se escribe con el grafito en bruto?