lunes, 13 de mayo de 2013

Mi abuela descree del tiempo.
Ella
hilvana desde la costa italiana
las sábanas que usarán
las hijas de mis hijas
cuando se enamoren
de los muchachos
que ella ve pasar
tras su ventana.