domingo, 12 de mayo de 2013


Más de noche aún, el mar termina blanco.
La pureza de las olas se vuelve espuma.
Igual que no escribimos los últimos dos centímetros de las hojas
porque guardan la memoria del árbol.
Hay un respeto silencioso por el viento y las lágrimas.