jueves, 23 de mayo de 2013

Donde vivo hay niebla. Hoy, mucha. La niebla obliga a detener la mirada, a respirar despacio. Los bordes de las luces se desvanecen. Los soles tardan en afirmarse. Y es hermoso estar así, con las nubes abriéndose en las manos.