domingo, 19 de mayo de 2013

A veces tengo
una soledad tan malvenida
que no hay dónde poner
la esperanza y  las manos.