sábado, 9 de marzo de 2013

Mi memoria persiste
en devolverme a la tierra.

Qué bien está mi alma
si camino descalza.

Me aproximo a la dicha
si toco piedra, arena o agua.

Con estos elementos
mis pies
soñaron
la dulce intimidad
de una casa pequeña.