domingo, 24 de febrero de 2013

Teníamos la alegría
de no pedirnos nada
y las manos iguales
para dar.