lunes, 25 de febrero de 2013

Habría que
dejarse aventar
como una bolsa plástica
que vuela de aquí para allá
mostrando que nada
tiene el peso suficiente
como para que se quede quieta.

Ser parte del viento.

Ser aire lila.

Ojalá me pasara.Pero no.

Yo muero lenta,
pesada,
casi
inadvertidamente.