domingo, 20 de enero de 2013

Sólo la luna sabe
la igualdad del
dolor
de las orillas.

Los faros son odiosos.
Siempre iluminan
la costa
más cercana.

La otra
tiembla
a oscuras.