viernes, 31 de agosto de 2012


No comprendo los signos.
Que alguien me regrese
al lenguaje de los niños
donde jugamos es jugamos
y dame es dame.


jueves, 30 de agosto de 2012


Hoy vino la espera
y me leyó en las manos
tus diarios de mañana.



La diferencia entre la espera
y el olvido/ la saben los pájaros/
al entrar en el viento.

Ellos giran su vuelo/ para no llorar
contracorriente.

Yo no./
yo sigo acá/ en aire/

clavada/             

vaciándome.








miércoles, 29 de agosto de 2012


Te soy.
Involuntariamente
como todas las cosas naturales.
Como un sol de frente.



Algunas palabras desvisten.
Otras abrigan.
Otras se quedan mirándome
sin saber si las dijiste
para poner o para sacar.




martes, 28 de agosto de 2012


Cierro los ojos: rumor de las acequias.
Por qué corrés, detrás de qué corrés.
Vamos a sentarnos los dos en la vereda
y a besarnos tranquilos junto al agua.


lunes, 27 de agosto de 2012


Yo iba a darte un solcito.
No sé de grandes cosas.
Un sol metido en una tapita de gaseosa
dejada a la intemperie un día de lluvia
que se llenó con agua hasta ahí arriba
y luego salió el sol
y le entró todo:
un sol de agua en la tapita de gaseosa.
Un sol de esos
que iluminan desde abajo.
Una pavada, amor,
y ya no importa.








Que otros se queden
con tu piano de cola.

Les dejaré tus manos
temerosas
y la greda encendida
del invierno.

Les dejaré el oído
y las escalas
que el arte
ya no me pertenece.

Pueden llevarse entonces
si hace falta
tus hijos y tus soles, tus bemoles

toda tu música adentro
de las faldas
todos tus desayunos
y tus vinos.

Yo me quedo
con tus imperfecciones.



De pronto cuando leo
amor todo nos nombra

y no sé si es que estábamos
adentro de los libros

o nos desparramamos
exhaustos sobre ellos.



Antes de irnos del amor
nosotros que no fuimos
hagamos bien las cosas:

dejémonos las manos
tal como estaban antes
de pensar en salvarnos

pongámonos la ropa
que soñamos revuelta
para que no se arrugue

guardemos el pasaje
por si una vez resulta
que queremos volver

y sigamos la vida
tibia forma del mundo
donde los dos morimos.

domingo, 26 de agosto de 2012


Plantar besos en tu memoria
y seguir con los ojos cerrados
todavía.



Evocar la continuidad del aire
siendo el temblor, la inestable hoja.




Cuando ya no me sientas
tan urgente tan viva
y este amor se deshaga
y se rompa de frío
los demás te verán
siendo el mismo de antes.

Cuando ya no te sienta
tan intenso tan puro
y este amor se desprenda
y se caiga del vuelo
los demás me verán
siendo siempre la misma.

Sólo somos nosotros
tan perfectos tan nuestros
por el tiempo que dure.


sábado, 25 de agosto de 2012



Sin querer fueron ellos
la flor amarilla
nacida entre las piedras
de las vías del subte.



viernes, 24 de agosto de 2012


Una vez más, gracias a la Revista Literarte, por entrar a mi blog y escoger una de mis poesías. Gracias a todos los que hacen que la poesía circule como caramelos de mano en mano.

http://revistaliterartedigital.blogspot.com/2012/08/valeria-cecilia-pariso-buenos-aires.html

LA REVISTA LITERARTE FUE DECLARADA DE INTERÉS CULTURAL POR LA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA PRESIDENCIA DE LA NACIÓN ARGENTINA.



Una no sabe que quiere
hasta que quiere.

Las culpas huérfanas joden
en puntitas de pie.




No los tiro cuando vuelvo del mar.
Escondo dudas.
Adentro, en el huequito seco de los caracoles
empujo y meto mis dudas para que no se vean.
Todo puede ser. Todo puede dejar de ser.
A nadie se lo ocurre controlar ahí adentro.







Cómo puedo abstraerme
en medio de la histeria
urbana, de los plazos,
en medio de los pagos
y la gente, los autos,
las bocinas, los timbres,
cómo puedo abstraerme
de los niños
descalzos con dos grados bajo cero,
de la vieja que pide que la ayuden,
del peaje, de los miedos, de los otros.

Cómo puedo abstraerme de la muerte
predecible, hambrienta, cotidiana
y pensarte y pensarnos
y que no me importe
absolutamente
nada más.

jueves, 23 de agosto de 2012


Una de sus muertes
de amor, inacabada,
le duele con mi nombre.






Bebo el té
en el cuenco
de mis manos

con tus hebras hago
una ceremonia de fuego.



miércoles, 22 de agosto de 2012





A los 15 años, cambié la fiesta de cumpleaños por una máquina Olivetti, igualita a ésta. La tengo conmigo, la uso cada tanto por el placer que me da oirla. Esos pequeños aciertos.

Tu encendedor azul,
los libros de tu tercer estante,
dos saquitos de té,
las muertes que te diste,
los pliegues de tus dudas,
tus ojos descansando
en el cajón de la mesa de luz.
Todo lo tengo yo
acá adentro
en mi cartera.

Cuando me armes en tus manos
te lo doy.





Tlaloke, revista de México sobre literatura e investigación.

Gracias, Tlaloke de México, Revista de literatura e investigación, por el generoso espacio que siempre le brindan a mi poesía. Buena lectura para todos. Salud, amigos. Acá les dejo el enlace.

http://issuu.com/teskatlipoka/docs/tagos

martes, 21 de agosto de 2012


No nacimos todavía.

Nos vamos a parir
si nos abren las manos.





lunes, 20 de agosto de 2012


La envuelve la lleva la trae la moja
la aliña la reta la hunde la unta
la gira la aleja la mueve la acerca
la mece la arrastra la encaja la empuja
la agarra la suelta la corre la mata
la inventa la ignora la muerde la asusta
la excita la atrapa y la tira.
Apología del mar y la caracola.







viernes, 17 de agosto de 2012



ejercito la memoria de arena
el mar me arrastra del amor al odio,
hago una apología de los extremos
las olas me muerden una y otra vez
una y otra vez

debo recordar el lugar donde no estabas.


Esta ciudad me amputa las manos.
Necesito silencio, horas para oir
la vida más allá de las 6 de la mañana.

Les sacaré los ojos a los pájaros
cuando anuncien el día.






Tengo miedos salvajes
dientes con lobos
los mismos lobos que corren a mis hijas
para comerles sus tobillos de azúcar,
los mismos que destrozan lo que escribo
y dejan los huesos en la mesa,
voy adelante de una jauría
de miedos y de lobos asesinos.

Vos me mirás con la misericordia
de haber sido mordido varias veces.




miércoles, 15 de agosto de 2012


Me decías:
Mi amor
Entonces yo sangraba
buscándome las plumas
y las alas partidas
adentro de los brazos.



lunes, 13 de agosto de 2012


Voy a llenarme entera de collares
sujetarme en el cuello con cintas de madera
piedras tibias y almendras y lápices grafito
hilados caracoles y hojas blancas que pesen.

Quiero quedar varada donde duermes conmigo.




domingo, 12 de agosto de 2012


Me encuentro
sentada en tu silencio
tan cómodamente
como si fuera mío.

La palabra nos mira
con esa cara que siempre
 pone el temblor ante el silencio.




sábado, 11 de agosto de 2012


Quepo en una taza de té 
y él me toma con la paz de un tilo.




viernes, 10 de agosto de 2012


todo el placer en la palabra,
 busco los verbos
como si te tocaran.




jueves, 9 de agosto de 2012


para pacificar
pienso en tus manos

no en lo que harán
sino en que existen.


miércoles, 8 de agosto de 2012


que nadie prenda ahora
las luces de la noche

que nadie me revele
el tiempo de la espera

no quiero saber
más que tus manos.






martes, 7 de agosto de 2012



girar la manija
abrir la ventana
dejar que el aire entre
instantes antes de la asfixia
llenar llenar llenar
desesperadamente
una y otra vez
una y otra vez
las ausencias.






lunes, 6 de agosto de 2012


por dónde
en qué piso
de qué casa
caen
los amores sin manos.






domingo, 5 de agosto de 2012


Tuve miedo.
Ya no tengo ojos.
Perdí los ojos.
Rodaron.
Cayeron en una alcantarilla.

No veré si era amor.





necesidad de poco
de limpia exactitud

que la sed me ubique
en lo indecible.






No será tuya ni mía.

El deseo nos desordena.

La paz es de los otros.





sábado, 4 de agosto de 2012


Si me dejas
ponme el abrigo,
por favor los guantes,
ponme los zapatos y los ojos,
 las manos, las palabras,
las piernas y los pasos

mi cuerpo no sabe quién soy.







viernes, 3 de agosto de 2012



No te podía querer
pero quién dice.

En un rincón
mi rebeldía te mira
y se come las uñas
de su mano derecha.





voy y vengo
una y otra vez,
como si hiciera algo.

Algo más,
además de romperme.





jueves, 2 de agosto de 2012


Me volveré en tu cuello
un amuleto de agua
una prueba en tu gota
de sudor en la noche
de que el amor estuvo
sin cordón una vez.







Tenía manos, brazos,
podía vestirme sola a la mañana
  
Antes de querer tus manos
yo podía.



miércoles, 1 de agosto de 2012


Dame
un puente
para saber si es cierto.

Yo reclamo tus ojos.


Detesto las palabras
muerto
 muertos.

Esa manera desarropada
de unificar a todos
los que una vez
se fueron
con nombre y apellido.