sábado, 15 de diciembre de 2012

Acaso el alivio
(en la piel, en los ojos, en la garganta)
me viene de no esperar.

Yo no sé
de qué están hechas las promesas
que se tejen a mano.

Algo de lindo tiene
no pensar en mañana.