martes, 20 de noviembre de 2012

Donde vivo no hay río ni mar.
A las lágrimas de las mujeres de aquí
se las traga la tierra.

Cuando camines, recorrerás mi llanto.