martes, 30 de octubre de 2012


La niña herida dice que no soñó,
que la cama era un ataud flotando en el agua.

Que no es pis sino río
el frío del camisón.

Me lo dice entrecortado,
aspirándose el llanto entre las pecas.

Dice que la muerte vendrá a buscarla.
Dice cómo voy a llorar cuando me acuerde.