lunes, 27 de agosto de 2012


Antes de irnos del amor
nosotros que no fuimos
hagamos bien las cosas:

dejémonos las manos
tal como estaban antes
de pensar en salvarnos

pongámonos la ropa
que soñamos revuelta
para que no se arrugue

guardemos el pasaje
por si una vez resulta
que queremos volver

y sigamos la vida
tibia forma del mundo
donde los dos morimos.