sábado, 3 de marzo de 2012

Te lo juro que fue así (VI): El día que conocí a Borges.

   


       Cuando tenía trece años, creo que fue a esa edad, en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, me encontré con Jorge Luis Borges. Sentado, con María Kodama al lado. Hice junto a mi mamá y mis hermanas, una fila larga hasta llegar a él. A medida que me iba acercando a Borges el corazón me latía tan fuerte que seguramente él pudo escucharlo. Después de media hora llegué. Mi mamá, con total desparpajo e inocencia le dijo a Borges: Sabe…ella escribe, igual que Usted. Borges preguntó quién. Ella, Valeria…tiene trece años y no sabe cómo escribe. Borges se río y me estiró su mano, y me dijo: ¡A ver, colega… Déme esa mano!
Aquel apretón de manos, aquel Borges cómplice de mi mamá, me enseñó de qué se trataba el amor por la Literatura.




© Valeria Cecilia Pariso, 2012.